Canonización del Hermano Pedro
Fiesta en Guatemala

Año: 2002
Estilo: Surrealismo     Medio: Óleo
Descripción: Esta pintura la hice para conmemorar la canonización del Hermano Pedro de San José Betancur. En ella aparece el Papa Juan Pablo II abrazado y unido al Hno. Pedro por una guirnalda de flores del Esquisuchil, árbol que el Hno. Pedro sembró en los jardines del Calvario, donde vivió por un tiempo; este está pintado arriba del cuadro, igual que la campana que lo acompañaba cuando salía a pregonar por las calles de la Antigua, su famosa arenga: "Acordaos hermanos que un alma tenemos y si la perdemos no la recobramos" Tanto esta como la ropa con que lo pinté, son las auténticas y originales que se conservan en el museo de San Francisco en la Antigua Guatemala. Al Papa le pinté un prendedor en el pecho, que es un Quetzal, y en el capelo un danzarín maya disfrazado de jaguar, que baila festejando el felíz acontecimiento del encuentro y la canonización, no como dijeron algunas mentes enfermas y retorcidas que era un espectro maya haciendo brujería o magia negra... ¡Probablemente así tienen el alma! El cuadro está actualmente al lado de la tumba del Santo Hermano Pedro y es un obsequio mío al pueblo antigueño. En la pintura también reproduje, en un pergamino, la firma del Hno. Pedro, que me proporcionó mi buen amigo el franciscano costarricense Fray Edwin Alvarado, quien fuera el verdadero promotor y quien movió todo, hasta lo imposible, por lograr la canonización, pero a quien luego, muy injustamente, muy incomprensiblemente, se le descalificó y marginó hasta el olvido. "¡Cosas veredes...!"
Tamaño (cm): 80.00 x 100.00

Regresar